Digital clock - DWR

miércoles, 20 de abril de 2011

amor y sexo


are you ready for us to live our best adventure?

y tu que piensas si te invito a mi casa, y luego te quito el abrigo? si luego de que nos pongamos cómodos tomamos un café en el comedor, entre historias y risas me quito el calzado, claro! la excusa es estar mas cómoda .. la casa está cálida, estamos solo tu y yo. Yo abro una botella de licor, pero tranquilos, es solo para probarlo ... a ti te gustan los tragos, puede ser que a mi también. Entre copa y copa te invito a conocer la casa, casualmente los dos entramos en el juego de pasillos angostos, rozamos cuerpos, rozamos manos, rozamos mejillas & llegamos a los labios. Sin saber como tenemos que destapar otra botella de licor, esta vez de otro sabor. Seguimos coqueteando, suena tu celular, tu no lo quieres atender, lo apagas y lo revoleas al sofá, junto a ese movimiento desajustas tu corbata, me prendo a tu cuerpo y la termino desprendiendo yo, del living a la habitación hay unos 6 pasos.. lentamente con cosquilleos los caminamos como dos apasionados; tu caminas hacia delante, yo hacia tras.. topamos con un enorme colchón y nos dejamos caer, recién ahí comienza el juego ... mis manos van bajando con movimientos suaves desprendiendo los botones de tu camisa, tus manos que acarician mi cabello van desprendiendo con delicadeza todo lo que se encuentran en su camino ... fue cuestión de segundos para que nuestros cuerpos estén ardiendo juntos. No nos saciamos con 27 minutos, así que decidimos ir al living otra vez para relajarnos de esa locura que estábamos viviendo; te enloqueciste sin avisarme otra vez & me sorprendiste conquistandome con nuevas carias.
Luego de horas junto a tu cuerpo aprendí a mirarte con otros ojos, ya parecías mas lindo que de costumbre, ya no nos mirábamos con ojos de amistad como lo solíamos hacer; bien entiendo que esa tarde NO FUE AMOR, solo fue una hermosa pasión. Luego de tan bello atardecer despacito y casi sin ganas fuimos vistiendonos el uno al otro, recorriendo nuestros cuerpos lentamente para que el sueño no terminara de repente, como los sueños que uno maquina todas las noches. Hice rápidamente una nueva taza de café, nos sentamos en el comedor & con solo miradas hicimos el amor por ultima vez. Te acompañé hasta la puerta, nos despedimos con un suave beso y quedamos en reencontrarnos el próximo viernes; abrí la puerta y te marchaste.. En mi casa ha quedado el mas suave de los olores, la alegría mas hermosa y las sensaciones prohibidas que toda mujer quiere tener en su hogar .

No hay comentarios:

Publicar un comentario